ONCOLOGÍA

Tecnología puntera para mejorar la atención al cáncer de recto

El Hospital Marqués de Valdecilla está mejorando la recuperación y calidad de vida de pacientes con cáncer de recto gracias a una técnica propia y pionera, ya que sólo un centro en Florida usa un sistema similar, que aumenta la posibilidad de mantener el control de esfínteres e, incluso, la función sexual en los varones

 

Lo que hace el hospital cántabro “Marqués de Valdecilla” es combinar la cirugía robótica por vía abdominal con una herramienta diseñada específicamente que permite actuar también por vía anal, viendo desde dentro la ubicación del tumor.

El cirujano Marcos Gómez y un grupo de ingenieros de Cantabria han diseñado este instrumento, que se acopla al robot Da Vinci y puede aplicarse también a otras intervenciones que requieran operar por vía anal.

Después de un año utilizando esta técnica, usada ya en varios pacientes, Marcos Gómez y los responsables de Cirugía General y de Cirugía de Colon y Recto de Valdecilla cuentan sus ventajas en una entrevista con Efe.

Curar sin mutilación funcional

Según explica Manuel Gómez Fleitas, jefe de Cirugía General, el propósito de esta técnica “no es sólo curar la enfermedad, sino curarla sin la servidumbre o el coste de una mutilación funcional”.

Hace dos décadas, si un paciente tenía un cáncer de recto a menos de seis centímetros del ano, se extirpaba toda esta zona para asegurar la curación, aunque eso le obligaba a llevar de por vida una bolsa de colostomía, comenta el responsable de la Unidad de Cirugía de Colon y Recto, Julio Castillo.

El avance de la cirugía y las técnicas robóticas han permitido ser más precisos y quitar tumores cada vez más cerca del ano preservando esta zona.

Y ahora, con la técnica impulsada por Valdecilla, se pueden eliminar tumores a un centímetro del ano sin extirparlo, y el paciente sólo tiene que llevar la bolsa de colostomía unos meses.

De momento, la técnica se está aplicando en pacientes con un tumor en el tercio medio bajo del recto, sin otros órganos afectados, y cuando el estudio previo indica que por esta vía de intervención se puede eliminar toda la tumoración, sin dejar restos, ya que la “prioridad” sigue siendo curar la enfermedad.

Once personas tratadas

Valdecilla empezó a utilizar este sistema en agosto de 2013 con la previsión de aplicarlo en cinco pacientes en el primer año. Pero ya son once las personas tratadas y los resultados preliminares confirman las hipótesis de partida.

Entre otras cosas, esta técnica facilita una recuperación más rápida y confortable para el paciente, que en una semana, o incluso antes, puede dejar el hospital.

También se ha constatado, de forma preliminar, que se conserva mejor la función sexual en varones, porque al ver mejor la zona que se opera, se pueden respetar los nervios.

Pero además, se cree que esta técnica puede mejorar los resultados oncológicos y reducir la posibilidad de reaparición del cáncer, al seleccionar con mayor precisión la parte que se extirpa.

Para confirmar estos resultados habrá que esperar, porque algunos cánceres de recto se reproducen hasta cuatro o cinco años después de la intervención.

Los robots Da Vinci

El robot Da Vinci, una herramienta útil en las intervenciones quirúrgicas. Efesalud.com
El doctor Marcos López manipula el robot Da Vinci durante una intervención/EFE/Pedro Puente

En palabras del doctor Gómez Fleitas, la utilización de esta nueva técnica coloca a Valdecilla en una “línea de vanguardia”.

El hospital da así un paso más en la cirugía robótica, que no es muy habitual. De hecho, en España sólo hay 21 robots Da Vinci, dos de ellos en Valdecilla (uno para cirugía y otro en el Hospital Virtual).

Los equipos son caros, pero, según el jefe de Cirugía, es una inversión “absolutamente rentable” porque, a la larga, el tratamiento del paciente sale más barato, al reducir el tiempo de ingreso, las complicaciones y el gasto de llevar una bolsa de colostomía de por vida.

Eso, sin contar la rentabilidad social para el paciente, personas como Pilar, operada con el Da Vinci (aunque no con la nueva técnica  por vía anal), que tres días después de la intervención estaba en su casa y cinco días después paseando por El Sardinero.

“Ni en mis mejores sueños hubiese pensado que esto iba a ir así de bien”, subraya al regresar a una consulta de seguimiento.

Para el doctor Gómez Fleitas, “los tiempos van por ahí”, por la robótica, y “renunciar a eso es como renunciar” a las perforadoras y construir túneles “a pico y pala”.

En Valdecilla se hizo una apuesta por ello y por avanzar en la cirugía mínimamente invasiva, que representa ya el 70 % de las intervenciones que practica el hospital, frente al 30 % de media en España o en Estados Unidos.

Publicado em Ciência Médica

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

*

Login

Registrar | Perdeu sua senha?